27 ene. 2016

Instrucciones para la misión


  

Hoy nuestro amigo CJordang, que ya se está convirtiendo en uno de los habituales del circuito madrileño, nos trae esta colaboración en la que ofrece, como él mismo dice, "consejillos de novato a novato". Nosotros pensamos que hay mucha sabiduría en sus palabras, así que aquí os dejamos su artículo, no sin antes agradecer a Carlos su aportación.

26 ene. 2016

Regreso a Tatooine 2015



Saludos, seguidores de ambos lados de la Fuerza. Hace algo más de un año, concretamente el 13 de diciembre de 2014, algunos afortunados jugadores de SW LCG viajamos al desértico planeta para disputar un torneo en el que se cernían Sombras sobre Tatooine. Aquella experiencia quedaría en la memoria de todos los que acudimos como un gran éxito de organización, resultado de la colaboración entre Madrid y Barcelona. El juego estaba vivo, y, visto desde la perspectiva de Coruscant, el camino iniciado por el primer Resurgir de la Fuerza (8 de marzo de 2014) había dado sus frutos.

Es así que 2015 ha sido un año bueno para el juego, con la convivencia en el circuito de los torneos oficiales y de los organizados por la comunidad. Tres citas han destacado en este último apartado: el Resurgir de la Fuerza, SW Zaragoza y Regreso a Tatooine. Cuando Raxar y Sertor nos anunciaron el que sería el último torneo del año pensé que no podían haber escogido un nombre mejor; enlazaba con el mítico Sombras y nos invitaba a trasladarnos a aquel gran éxito. Además, este torneo tendría un epílogo muy especial, ya que se nos daba la oportunidad de ir juntos al cine para ver El despertar de la Fuerza. Una película que a muchos nos hacía ilusión ver con aquellos compañeros de juego con quienes nos une, precisamente, la pasión por Star Wars.

25 ene. 2016

Ha habido un despertar




Después de haber estado cerrado durante lo que parecían siglos, las puertas se abrieron con un rumor y un rayo de luz hendió la dormida oscuridad.

“Por fin”, pensó mientras se acercaba con paso firme a aprender de los Jedi todos sus secretos olvidados.

Ahí estaban, dispuestos para él, como un regalo, y un entusiasmo que creyó que jamás podría volver a experimentar lo recorrió como un relámpago.

Sin embargo, en su momento del triunfo, algo le impedía moverse. Una presencia tan tenue que le había pasado inadvertida se fue haciendo cada vez más notoria, más ominosa.

“¿Qué haces aquí, Sith?” La voz recorrió la estancia llenando con su eco cada esquina, cada átomo. “Este no es tu lugar”.

Maldiciéndose por no haber prestado atención a nada más que a sus deseos, el señor oscuro recuperó sin dificultad el control de su cuerpo y, tan instintivamente como respiraba y latía su corazón, encendió su arma.

Un haz rojo acompañó a la luz que se filtraba desde la entrada. Ahora sí pudo ver a la figura que se erguía ante él. Incluso reconocerla.

“Maestro…”

El Jedi sonrió, intuyendo que quizá el rival que tenía ante él seguía siendo de alguna manera el alumno al que un día había intentado instruir en los insondables caminos de la Fuerza.

El Sith también se alegró entonces, pero solo porque el reencuentro significaba para él cerrar dos círculos de un solo golpe. Matar a su maestro, hacerse con el Valle...

La sola idea le embriagaba e insuflaba en él un frenesí exquisito. Insoportable. Saltó.

Pero el Jedi no se defendió del ataque. Fueron sus palabras las que le salvaron.

“¿Y si el destino no quiere que nos destruyamos sino que sigamos aprendiendo?”